Nuestro primer gran Viaje de Esquí MOMO

viaje esqui

El fin de semana pasado nos fuimos a esquiar a Grandvalira con nuestro II Viaje de Esquí.

Aquí os cuento cómo nos fue:

Jueves, 12 de febrero

La expedición tiene prevista su salida a las 16:00 pero los comandantes Solé y Díaz llevan haciendo preparativos desde la mañana. Han ido a recoger las naves y a dejar todo dispuesto para salir según el horario previsto. Mientras tanto ya han salido las avanzadillas particulares, con las familias de Fernando y Luis, con la de Jesús y con el grupo de Roberto.
Los aventureros de las furgos van llegando, más o menos puntuales, traen su equipaje contenido, siguiendo las recomendaciones del viaje. Gracias a eso y a los porta-esquís, parece que vamos a poder acomodarnos todos sin apreturas. Cargamos el equipaje y pasamos por la estación de cercanías de la Universidad, para recoger a uno de los animadores del viaje: D. José Luis Muñoz, 'Winnie' para los amigos, es decir, para todos. Nos acompañan también en el viaje Dani y sus dos hijos.
A la altura de Guadalajara ya tenemos que hacer una parada imprevista que nos hace perder el contacto con Dani. La comunicación entre furgos es fácil porque disponemos de walkies que a lo largo del viaje nos darán mucho juego.
Los kilómetros van pasando y poco a poco se va cuajando un buen ambiente en el grupo. Todos ponen de su parte para ello y especialmente Winnie y Marta que son los animadores del 'Boquerón azul' y la 'Papafrita' respectivamente.
Hacemos una escala de descanso al inicio de la autopista, una vez pasada la ciudad de Zaragoza. La tripulación ya va recibiendo información de los detalles del viaje y de lo que le espera. Mientras vamos recibiendo las noticias de la llegada de las unidades que viajan por su cuenta al destino. Conocemos que una de ellas tiene dificultades para... ¡¡¡esquivar los bolardos de aparcamiento!!!
Tratamos de gestionar el alquiler de tablas por el camino pero sólo unos pocos pueden adelantar el trámite.
Después de 7 horas de viaje alcanzamos nuestro destino prestando mucha atención en los últimos kilómetros a la densidad de radares y a la calzada mojada.
Tal y como estaba previsto a las 23:15 tiene lugar la reunión de toda la expedición a la que se unen Gemma y Jordi, los dueños de Tawa, la agencia que nos provee de todos los servicios para el viaje. Después de presentarlos, informamos de los horarios y del procedimiento habitual del viaje, repartimos los forfait y tickets de comida y nos emplazamos para la jornada siguiente que será la más complicada.

Viernes, 13 de febrero

A las 8:15, después de desayunar, movemos a toda la expedición al alquiler de material. No nos importa que sea 'viernes 13', no tenemos ningún miedo. Como cabía esperar el alquiler se hace largo y llegamos 'al reloj' a las clases con algo de retraso pero conseguimos colocar a todos los aventureros en su nivel y con su profesor. Las clases tienen lugar de 10 a 13 horas, puntualmente nos reencontramos en el reloj a las 13:10 y nos encaminamos hacia el restaurante. El grupo continúa su hermanamiento en cada ocasión en la que tiene la oportunidad de estar junto. Después de comer, el correspondiente café o infusión y agotamos la jornada de esquí hasta las 16:00. De momento, no tenemos que lamentar ninguna lesión. Todo parece seguir por buenos cauces.
Después de una votación popular, y como no podía ser de otro modo, decidimos que la actividad de apré-ski tendrá lugar en L'Abarset, que a partir de ese momento se convertirá en nuestro santuario después de la jornada de esquí. Algunas unidades, por motivos de logística, se encaminan directamente al hotel pero la mayoría del grupo continúa haciendo piña en torno a alguna cerveza o combinado y bien cerca de las estufas que nos permiten seguir al pie de la nieve.
De ahí a la cena del hotel y al descanso para una nueva jornada.
En la noche se incorporan Sandra y Lucas a la disciplina del grupo. ¡¡¡Ya estamos todos!!!

Sábado, 14 de febrero

Hemos de pasar de nuevo por el alquiler que se nos complica por el hecho de ser fin de semana. No somos demasiado puntuales en las clases. Aunque tarde, el grupo arranca sus clases esquí que, de nuevo, se extienden de 10 a 13 horas. En ese horario los aventureros que no van a clase recorren parte de la estación en una jornada con algo menos de visibilidad pero con una nieve casi inmejorable que hace disfrutar a todos.
Nos reunimos de nuevo en el reloj a las 13:00 y siguiendo el programa nos dirigimos al restaurante. La jornada de la tarde nos trae noticias de las primeras bajas: Ignacio sufre un golpe en la muñeca. Joaquín hace la última bajada pasando casi más tiempo en la nieve que sobre la tabla y con sus posaderas maceradas por los golpes.
Fieles a la tradición acabamos la jornada de esquí de nuevo en L'Abarset: alguna cerveza, algún combinado más y sobre todo 'mucho equipo'.
En el hotel, un par más de valientes tienen pequeños desajustes: el hijo pequeño de Dani, Víctor, Pedro y Marta.

Domingo, 15 de febrero

Ya hemos aprendido y todos somos más puntuales. Sacamos todas nuestras pertenencias del hotel dejando a mano ropa para cambiarnos, ya no volveremos y después del esquí nos restarán muchos kilómetros hasta el destino y unas cuantas horas de viaje.
Por fin llegamos a tiempo a las clases. El día es el de menos visibilidad pero cuando el camino se pone duro, los duros se ponen en camino, nada nos impide disfrutar de una mañana de esquí a todo trapo. Cumplimos con las clases, se entregan los diplomas y nos encontramos, como es habitual, a las 13:00 en el reloj. La comida hoy sirve para ponernos de acuerdo en la salida y hacer alguna despedida. A las 14:30 hacemos nuestra última bajada. No hay que lamentar ningún percance más. Nos cambiamos de ropa para estar más cómodos durante el viaje de vuelta y devolvemos el material en medio de una intensa nevada. Conviene salir cuanto antes.
Repostamos en territorio Andorrano aprovechando la ventaja del precio. Cruzamos la frontera en mitad de una importante retención pero son las 17:00 y ya rodamos en suelo hispano.
El viaje se hace duro, especialmente para los timoneles, pero vamos sorteando el cansancio con la parada oportuna y con la intervención de los copilotos. Los walkies nos ayudan a mantener la atención de la tripulación. Winnie exhibe su repertorio de chistes y saca sonrisas a la tropa. Maval concentra la atención del personal con sus acertijos.
Son las 23:30, estamos de vuelta en MOMO. Abrazos y besos para la despedida. Ha sido un gran viaje. La tripulación nos pide que cuanto antes organicemos otro.

Gracias aventureros, habéis sido unos compañeros geniales.

¿Quieres venir a II Viaje de Esquí de MOMO?

Apúntate con nosotros a nuestro II Viaje de Esquí. Haremos de esta Semana Santa una muy especial.

Alberto Solé

Coordinador del Área de Raqueta en MOMO Caja Mágica

Eventos MOMO La Dehesa

Club de partners

Empresas colaboradoras con MOMO con descuentos para nuestros socios y alumnos

Tienda

Equípate con las mejores marcas por muy poco.

Nosotros te asesoramos

Social

Suscríbete a nuestro Newsletter

Ir arriba

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Leer más.