III Viaje de esquí MOMO a Grandvalira

Diseño sin título 26

  Viernes, 24 de febrero

Los nervios el día antes ya están a flor de piel sabiendo que nos esperan 5 días de auténtico TIEMPAZO. Los mejores pronósticos se van a cumplir teniendo máximas de 18 Grados Centígrados, lo cual hace indispensable echar la crema solar en la maleta. El comandante Canario abre un grupo de whatsap para informar del itinerario a seguir y sugerir algunas recomendaciones.

Este año cada uno va en su propio coche, pero no por ello va a ser menos divertido. Casi todos llegaron para cenar, algo que personalmente me sorprendió bastante pero los años de experiencia ya se van notando en nuestros aventureros exceptuando a los valientes de George y Fabian que aterrizaban en Madrid procedentes de Berlín a las 24 horas del Viernes y según llegaron cogieron un coche y se plantaron en Andorra a las 9 de la mañana del Sábado. También mencionar al risueño Lucas (Un fijo en los viajes de MOMO) quien ni corto ni perezoso se vino en AVE hasta Lleida y luego un bus hasta Andorra dónde el Canario le esperaba para llevarle al hotel.

Tal y como estaba previsto a las 23:15 tiene lugar la reunión de toda la expedición a la que se unen Gemma y Jordi, los dueños de Tawa, la agencia que nos provee de todos los servicios para el viaje. Después de presentarlos, informamos de los horarios y del procedimiento habitual del viaje, repartimos los forfait y tickets de comida , antes de aplazarnos para el día siguiente, Después de esto, los más atrevidos  vamos a tomarnos una cerveza y brindar por los días que nos esperan.

Sábado, 25 de febrero

A las 8:15, después de desayunar los pocos que no habían recogido el material acuden a la planta -2 del Hotel Ransol para recogerlo. No nos importa que sea sábado y tengamos que madrugar ya que vamos con muchísimas ganas. Como cabía esperar y debido al buen tiempo que hace, la estación de Granvalira está bastante llena. Las clases tienen lugar de 12:00 a 14:00 horas pero debido al volumen de asistentes a los cursos y a los diferentes niveles, arrancan algunos grupos con retraso, algo que en los siguientes días les recompensarán. Puntualmente nos reencontramos en el reloj a las 14:00 y nos encaminamos hacia el restaurante, donde tenemos incluido un menú self en el restaurante LA ARROCERÍA espectacular. El grupo continúa su hermanamiento en cada ocasión en la que tiene la oportunidad de estar junto y las bromas ya son parte del día a día. Después de comer, el correspondiente café o infusión y agotamos la jornada de esquí hasta las 16:00. De momento, no tenemos que lamentar ninguna lesión. Todo parece seguir por buenos cauces.

Después de una votación popular, y como no podía ser de otro modo, decidimos que la actividad de apré-ski tendrá lugar en L'Abarset, que a partir de ese momento se convertirá en nuestro santuario después de la jornada de esquí. Algunas unidades, por motivos de logística, se encaminan directamente al hotel pero la mayoría del grupo continúa haciendo piña en torno a alguna cerveza o combinado y bien cerca de las estufas que nos permiten seguir al pie de la nieve.

De ahí a la cena del hotel y al descanso para una nueva jornada.

Domingo, 26 de febrero

Despertamos y hace un día espléndido, un sol radiante que nos hace prever el buen día de esquí que vamos a tener. En ese horario los aventureros que no van a clase recorren parte de la estación en una jornada con una nieve casi inmejorable que hace disfrutar a todos.

Nos reunimos de nuevo en el reloj a las 14:00 y siguiendo el programa nos dirigimos al restaurante. La jornada de la tarde no nos trae ningún accidentado, algo fundamental para nosotros.

Fieles a la tradición acabamos la jornada de esquí de nuevo en L'Abarset: alguna cerveza, algún combinado más y sobre todo 'mucho equipo'. Al ser carnavales L’Abarset está a tope, no cabe ni un alma, pero decidimos irnos a un bar Irlandés llamado Dylan , dónde pasaremos un rato estupendo. Los niños mientras disfrutan  en el hotel gracias a nuestra Canguro PEPA. 

Lunes, 27 de febrero

A primera hora nuestro compañero y amigo Lucas abandona la expedición rumbo a Madrid por motivos de trabajo pero el grupo no pierde la ilusión de disfrutar de uno de esos días contados de sol radiante .En el desayuno las agujetas ya se palpan en las caras de los viajeros quienes afirman madrugar más que en horario laboral. 

Es otro día magnífico y ya van tres seguidos (somos unos afortunados) . Para el martes daban nieve y por eso debíamos aprovechar al máximo este día. Los niños disfrutaron muchísimo y les grabamos con  la Go Pro para tener un recuerdo TODOS esquiando. Nacho y Hugo progresan muy favorablemente en su inicio del snowboard mientras que Miriam Gamo también avanza muy positivamente en sus clases de esquí. Los más veteranos Solagne, Susana y Araceli siguen a buen ritmo. Saray aguanta como una jabata su dolor en el pié que traía desde Madrid  y Juan Ramón está hecho todo un experto.

Para acabar el día subimos al hotel sin pasar por L’abarset (algo bastante raro) pero una parte del grupo sube a descansar, reponer fuerzas y volver a bajar a L’abarset donde se lo pasan increíble como siempre.

Martes, 28 de febrero

Ya hemos aprendido y todos somos más puntuales. Con un sentimiento agridulce de querer aprovechar el último día y de tristeza por irnos, afrontamos nuestros últimos kilómetros de esquí en el dominio de Grandvalira. Cumplimos con las clases aunque la verdad con un poco de dificultad ya que por la mañana decidimos hacer una excursión la mayoría del grupo. Unos con más dificultad que otras conseguimos que lleguen a clase y las terminen sin problema. La comida de hoy, de nuevo en La Arrocería, sirve para ponernos de acuerdo en la salida y hacer alguna despedida. A las 14:30 hacemos nuestra última bajada. No hay que lamentar ningún percance por lo que estamos cansados pero orgullosos. Nos dirigimos hacia el hotel para pegarnos una ducha, sacar las maletas y poner rumbo a la capital Española. Conviene salir cuanto antes para evitar atascos a la salida del país.

El viaje se hace duro, especialmente para los conductores, pero vamos sorteando el cansancio con la parada oportuna y con la intervención de los copilotos. Son las 23:30, estamos de vuelta en MOMO. Abrazos y besos para la despedida. Ha sido un gran viaje. La tripulación nos pide que cuanto antes hagamos otro, algo que nos hace sentir algo menos cansados después de 5 días intensos!

 

¡Esperamos que en la próxima podáis ser participes de otro viaje tan apasionante como este!

 

Diseño sin título 27

Carlos Tordesillas

Responsable comercial de MOMO Caja Mágica

Lo último de Carlos Tordesillas

Club de partners

Empresas colaboradoras con MOMO con descuentos para nuestros socios y alumnos

Tienda

Equípate con las mejores marcas por muy poco.

Nosotros te asesoramos

Social

Contacto

MOMO Cardenal Cisneros 918 838 572

MOMO La Dehesa 918 825 181

MOMO La Garena 918 842 836

MOMO Distrito Telefónica 913 617 777

Ir arriba

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Leer más.